Nuestro sitio web utiliza cookies [propias y de terceros] para facilitar sus ulteriores visitas al sitio web y para computar el número de usuarios que acceden a él.
Si continúa navegando, acepta el uso de cookies.   vale

Hacerse a la mar

1 junio, 2020

Hay una escena que me me parece memorable de la película «Náufrago» y es cuando el protagonista abandona la isla y echa una mirada atrás. En ese momento suena por primera vez una maravillosa música de Alan Silvestri que encoge el alma y que acompaña de modo magistral a la imagen de la isla alejándose entre las olas de un proceloso mar. Tuve que ver la película por segunda vez para darme cuenta de que, efectivamente, la escena tenía música; tal es el empaste entre música e imagen que se produce en ese momento.

Este podría ser un gran ejemplo de cómo la música traslada la narrativa fílmica a otra dimensión, como también puede serlo el hecho de que es la primera vez en toda la película que suena música.

En esa mirada hacia la isla que supuso su encierro, su prisión pero también la que le salvó la vida, hay cierta nostalgia, cierta sensación de que algo se ha perdido para siempre, todo ello magistralmente trasladado al espectador a través de la música.

 

 

Copyleft
©
2020 David G. Bonacho   Algunos derechos reservados Licencia de Creative Commons
Este post está publicado bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.
 
MÁs
Sígueme en Spotify